Tu trato con los animales hablará de ti mejor que tus palabras -R.M.J.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Las mariposas que dieron color a la amistad

CUENTO INSPIRADO EN UNA LEYENDA HONDUREÑA
.

La selva, atrapada en su fragancia, derramando ternura en los murmullos del arbolado, en el tarareo del agua, en el tiempo temblando en las ramas, bajo un cielo empedrado de breves nubes, y con los astros fondeados en la holgura de la distancia, le ponía residencia a unos animalitos alados. La naturaleza les dio el nombre de mariposas. Era un septeto de distintos y lucientes colores. .
Verlas juntas arrancaba la admiración del resto de habitantes de la espesura. Al surcar el aire, las siete tonalidades constituían la belleza en acción de vuelo. Las flores se consideraban desdibujadas ante aquella colorida conjunción. La madre natura exhibía el apogeo del placer al mostrarlas revoloteando. La septena de inseparables amigas, paseaban por la vegetación como un resplandor de combinados matices; cual un rutilante soplo escapado del cofre de los matices.
Mas, cierto día, una de ellas cedió al acoso del descuido, y una hambrienta espina asumiendo tan rudo destino, le clavó el mordisco. Al instante emergió en ella la incapacidad de movimientos, y ya no pudo secundar el aletear de las compañeras. En las otras seis prendió la preocupación. La rodearon desconcertadas; ¡la herida manifestábase mortal! Galopes de incertidumbre les azuzaron el miedo. Esperaron, y la espera las envolvió en una silente marejada de angustia. Para ellas los sonidos percutían igual a gárgaras de guijarros. Los árboles agitaban las melenas a modo de espasmos desesperados, las aves amordazaron los gorjeos, las patas del resto de animales frenaron los recorridos. Las horas transcurrían con tranco lento, y tras rodar en progresión callada, emponzoñaban el ánimo de las seis. El temor crecía estrechando la atmósfera. Sólo oíanse los ecos del dolor de la desgraciada mariposa, porque escapábasele la vida entre los dedos de la agonía. Su existencia iba navegando hacia el apagón del adiós.
.
Empujadas por la tristeza, las seis amigas volaron al núcleo del firmamento, a la morada de los dioses, transportando en el denuedo un pedido de ayuda.
.
-Estamos dispuestas a realizar cualquier sacrificio a fin de no separarnos de nuestra compañera.
Una voz grave brotó de la profundidad del silencio.
-¿Están decididas a darlo todo para seguir unidas?
-¡Sí! Incluso, a dar la vida.
-El deseo se hará con ustedes.
.
El cielo le puso al sol la venda de un nubarrón. De la hondura del espacio emergieron impetuosos vientos, que viajaron hacia la superficie acarreando una recreación desatada. Las nubes vistieron el ropaje azabache, los relámpagos trizaron el firmamento perforando la oscuridad como cuchillos luminosos, los truenos estremecieron el vacío, los rayos cuajaron en caídas incendiarias. Muy pronto la atmósfera expresó un carácter horripilante; tremendo, arrasador.
Un vertiginoso remolino levantó la mariposa moribunda, y en veloz ascensión las juntó a las seis que aguardaban ansiosas. Otro remolino acató la alternativa, y continuando la misión las llevó al abisal refugio de la cavidad cósmica, depositándolas en el insondable regazo de lo desconocido.
.
Cuando la calma estableció el andar de la normalidad, y el sol expandía el aliento para secar la tierra, las siete mariposas aunaron las alas formando un colorido semicírculo. En la faz del azul apareció una etérea curvatura luminosa, haciendo pie en las fronteras del infinito. El fenómeno brillaba alimentado por la voluntad del septeto de amigas, que aceptaron la muerte con tal de permanecer siempre juntas. Había nacido el arco iris.

Cual indestructible símbolo de unión, el arco iris surge después de cada temporal, a recordarle a los hombre que la amistad existe al otro lado de la lluvia.
.
Autor: RICARDO MUÑOZ JOSÉ
.
.
Fuente original: Leyenda de Honduras "EL NACIMIENTO DEL ARCO IRIS"
http://kassioblog.blogspot.com/2008/05/el-nacimiento-del-arco-iris.html

17 comentarios:

Carla dijo...

Ricardo, de niña creía que el arco irirs eran las pinceladas que la lluvia dejaba pintadas en el cielo. Y ahora vienes tú a revelarme que son mariposas.
El día que tenga hijos este será uno de los cuentos que les contaré.
Pero en tu versión. Leí el original que te inspiró y nada que ver con tu prosa.
El tuyo es un relato hermoso, transparente; digno de la más pura fantasía.
Felicitaciones.

tito dijo...

Me sorprendió que una leyenda tan simple pueda convertirse en una joya literaria.Un relato tierno, magnificamente narrado y muy agradable de leer. Tal como leo en algunos comentario, yo también pienso que debería ser un cuento clásico: de esos de contarle a los niños, y que van de boca en boca; de generación en generación.

Te felicito, amigo.

verboenazul dijo...

Una lectura muy fresca y una historia muy bonita.
La amistad, calma tibia para el ser humano y sus heridas, merece apostar fuerte como estas espléndidas y literarias mariposas.
Hermoso cuento, de esos que merecen convertirse en clásicos.

Un saludo desde República Dominicana.

Yaiza dijo...

"Las mariposas que dieron color a la amistade" es un canto a la ternura, a la inocencia, al resto de pureza que aún llevamos en el alma.Sólo las mariposas, con sus vuelos cual pinceladas de un pintor, podían ser el "misterio" del arco iris. Me encantó. Y además de encantarme, pretendo memorizarlo para contárcelo a mis amistades.

Un beso de Las Palmas (G.C.)

Odi Marley dijo...

Ya que la curiosidad no paga impuesto, me he puesto a investigar.
Según Wikipedia, el arcoíris o arco iris es un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un espectro de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas partículas de humedad contenidas en la atmósfera terrestre. La forma es la suma de un arco multicolor con el rojo hacia la parte exterior y el violeta hacia la interior.
No obstante, me quedo con esta versión sobre el nacimiento del arco iris. Por ser más tierna, más simbólica, y especialmente más poética. Es un canto a la amistad.

Un beso

J.Carlos dijo...

¿Cómo nació el arco iris? Qué bonita historia. No sé de dónde sacas estas leyendas.
Refleja un gran ejemplo de compañerismo y lealtad. Creo que es lo que más falta nos hace.
No la conocía,qué maravilla,es tan extraordinaria la naturaleza,y lo demuestras al publicar esta leyenda,donde inseparables amigas no sólo elevan la amistad y la lealtad al motivo principal de la vida, sino que también de la misma muerte.
La narración como siempre de altísimo nivel.

Un abrazo.

nora dijo...

Esta misma leyenda se cuenta en Paraguay y en el norte argentino. Y la centran en el bosque del Chaco. Así, como muchas cosas, pienso que en cada país la cuentan a su manera.

Recuerdo que siendo niña en la televisión pasaban el programa infantil "El libro gordo de Petete ", donde explicaban porqué se forman los arcoíris, y cómo hacer el nuestro con un simple VASO DE AGUA.
Pero, me gusta más la leyenda
del arcoíris, es una de las cosas más lindas que se puede escuchar o leer.
Eso sí, rebautizada y narrada por tu pluma Ricardo, "Las mariposas que dieron color a la amistad" es todo un logro literario, y una suerte para nosotros, tus lectores.
Muchas gracias por haberla escrito, y doblemente agradecida por compartirla.

Besos desde Asunción, Paraguay.

walter dijo...

Una leyenda estupenda; la unión de dos valores, la amistad y el secreto del arco iris. Me ha gustado muchísimo. ¡Precioso!
El otro día cuando iba en el auto en el cielo brillaba un arcoiris increíble y me quedé embobado. La naturaleza nos hace ese tipo de regalos maravillosos.
Ahora, y es posible, que sin tu fuerza narradora la historia no tendría tanto impacto.
Ricardo, cada vez que leo algo tuyo aprendo algo.

Un saludo ecuatoriano.

churrinche dijo...

Ricardo, una narración colmada de buen gusto, todo un derroche de sensibilidad. Sólo vos podías escribir semejante versión de la conocida leyenda. Además, las fotos que usaste para ilustrar el tema, también son de un gusto singular. Algo muy afin con tu sentido de la estética.

En cuanto al fenómeno en sí, es tan sorprendente y de tal envergadura, que son muchos los pueblos que quieren proclamarse padres del Arco Iris. Por supuesto, cada uno con su historia y con su propio apodo.
La versión que más convence, o al menos la más extendida, es la del Valle Sagrado de los Incas, en Perú. Qué asegura que el Arco Iris o Kuichi es el Hijo de la Lluvia, capaz de atrapar el Sol y la Luna.

No obstante, dejo un enlace con una web donde puede leerse un caso curioso y a la vez poético:
http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2009-10-16/el-nacimiento-del-arcoiris/

Un saludo dede Uruguay, el país que tiene un río de una sola orilla.

Carmen dijo...

Estimado Ricardo, no voy a entrar a destacar tu valor narrativo, ya conoces mi opinión sobre tu calidad de escritor.
Siguiendo un poco el rumbo que marcó Churrinche, voy a dejar otra versión sobre el tema.

EL ORIGEN DEL ARCO IRIS

Se dice que tres bellas gotitas de lluvia, esperando crecer, habitaban en las nubes; hasta que un día, llevadas por la
curiosidad, quisieron visitar la Tierra. La vida en las nubes era un poco difícil, porque a veces el señor Viento se ponía de
mal genio y llevaba todo de acá para allá.
La gotita mayor acudió al señor Viento y le dijo:
- Quiero una misión.
El Viento, estruendosamente, replicó:
- ¿Quién eres?, ¿Qué quieres?
La gotita asustada, exclamó:
- Señor Viento, quiero conocer la Tierra.
El viento sopló y la gotita se sintió impulsada hacia la Tierra.
En medio del viaje se preguntaba:
- ¿Qué voy a hacer allí?
Estando inmersa en estos pensamientos, y en el momentos menos pensado, cayó sobre una hermosa flor.
Ésta, llena de júbilo por la visita de la gotita, le dijo:
- Señora gotita, tu visita me alegra. Contigo las semillas de nuestras flores reverdecerán.
La gota se sintió inmensamente feliz por haber apagado la sed de la flor y el Viento compartió su alegría por la buena obra.

La gotita mediana también quiso partir:
- Como la otra gotita: ¡Quiero viajar! -le dijo al Viento.
Repentinamente, impulsada por el soplo de éste, cayó, pero no en la Tierra, sino sobre la sucia carita de un niño, y se la lavó.
El señor Viento nuevamente se llenó de complacencia por lo realizado.

La más diminuta de las tres gotitas que se había quedado entre las nubes, estaba a punto de caer en la tierra, pero el Padre Sol la miró y le dijo:
- Espera pequeña gotita. Te necesito en el alto cielo. Te voy a convertir en un hermoso arco iris. Te pondré fuego y serás los más hermosos colores, dijo el Padre Sol mientras la rozaba
suavemente con uno de sus rayos. Al contacto
con el mismo, la gotita se transformó en el
arco iris que vemos en el cielo.

Un beso desde Animalandia - Mendoza, Argentina.

Pedro dijo...

"Las mariposas que dieron color a la amistad", para mi gusto, es una de las páginas más bellas que he leído. La narración la enaltece. Leí el original, y la verdad me sonó soso. A Ricardo mi más sinceras enhorabuenas. Eres un escritor de altísimo nivel.

Ahora, y ya que Churrinche y Carmen le dieron otro camino a los comentarios, voy a aportar otra versión

AQUÍ TENÉIS OTRA LEYENDA DEL ARCO IRIS.

Érase una vez en que los colores del mundo comenzaron a reñir. Cada uno reclamaba que era el mejor, el más importante, el más útil y el favorito.
El VERDE dijo: claramente soy el más importante. Soy el signo de vida y de esperanza. Fui escogido para el pasto, los árboles y las hojas. Sin mí, todos los animales morirían. Miren el campo y verán que yo estoy en la mayoría.
El AZUL interrumpió: ustedes solo piensan de la tierra, pero consideren los cielos y el mar. Es el agua la base de la vida y es elevada por las nubes del mar profundo. El cielo da espacio, paz y serenidad, sin mi paz ustedes serían nada.
El AMARILLO se rió: ustedes son tan serios. Yo traigo risa, regocijo y calor al mundo. El sol, la luna y las estrellas son amarillas. Cada vez que mire un girasol el mundo entero empieza a reír. Sin mí no habría diversión.
El NARANJA empezó a tocar su trompeta: soy el color de la salud y la fortaleza. Puedo ser escaso, pero soy precioso porque sirvo las necesidades de la vida humana. Llevo las más importantes vitaminas. Piensen en las zanahorias, las calabazas, naranjas, mangos y papayas. Yo no ando rondando por ahí, sino cuando lleno el cielo a la salida y puesta del sol, mi belleza es tan notable que ninguno da otro pensamiento a ninguno de ustedes.
El ROJO gritó: soy el regente de todos ustedes! Soy sangre, la sangre de la vida! Soy el color de la valentía, dispuesto a pelear por una causa. Traigo fuego en la sangre. Sin mí, la tierra estaría tan vacía como la luna. Soy el color de la pasión y del amor, la rosa roja, la poinsetia y la amapola.
El PÚRPURA se levantó a su plena altura. Era muy alto y habló con gran pompa: soy el color de la realeza y del poder. Los reyes, jefes, y obispos me han escogido a mí, porque soy el signo de autoridad y sabiduría. La gente no me cuestiona, ellos escuchan y obedecen.

Y así los colores fueron jactándose, cada uno convencido de su propia superioridad. Su riña se puso cada vez más ruidosa. Súbitamente hubo un relámpago de luz brillante, el trueno tronó y retumbó. La lluvia empezó a caer sin clemencia. Los colores se agacharon de miedo, acercándose los unos a los otros para confortarse. En medio del clamor, la lluvia empezó a hablar: ustedes tontos colores, peleándose, cada uno tratando de dominar al resto. ¿No saben que cada uno fue hecho con un propósito especial, único y diferente? Únanse de las manos y vengan conmigo. Los colores se unieron y unieron sus manos. La lluvia continuó: desde ahora en adelante, cuando llueva, cada uno de ustedes se estirará a través del cielo en un gran arco de color como un recordatorio de que pueden vivir en paz.
El Arco Iris es un signo de esperanza para el mañana. Y así, siempre que una buena lluvia lava al mundo, y un arco iris aparece en el cielo, recordemos en apreciarnos los unos a los otros.

Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
madrileña dijo...

Ricardo, hermosa, simplemente hermosa la leyenda. La leyenda en tu redacción, se entiende.

Me uno a la idea de agregar versiones sobre el arco iris. Aquí dejo la que encontré.


EL PUENTE DEL ARCO IRIS

Hay un puente que queda entre el Paraíso y la Tierra, y se llama Puente del Arco Iris.
Cuando un animal que ha sido especialmente amado por alguien aquí en la Tierra muere, entonces va al Puente del Arco Iris.
Allí hay valles y colinas para todos nuestros amigos especiales, para que ellos puedan correr y jugar juntos.
Hay mucha comida, agua y sol, y nuestros amigos se encuentran cómodos y al abrigo.
Todos los animales que han estado enfermos o que eran ancianos, recuperan su salud y vigor; aquellos que fueron heridos o mutilados recuperan lo perdido y son fuertes nuevamente, tal como los recordamos en nuestros sueños de días y tiempos pasados.
Los animales están felices y contentos, excepto por una pequeña cosa: cada uno de ellos extraña a alguien muy especial, alguien a quien tuvo que dejar atrás.
Todos corren y juegan juntos, pero llega un día en que uno de ellos se detiene de repente y mira a la lejanía. Sus brillantes ojos se ponen atentos; su impaciente cuerpo se estremece y vibra. De repente se aleja corriendo del grupo, volando sobre la verde hierba, moviendo sus patas cada vez más y más rápido.
Tú has sido avistado, y cuando tú y tu amigo especial finalmente se encuentran, los dos se abrazan en un maravilloso reencuentro, para nunca separarse de nuevo. Una lluvia de besos cae sobre tu rostro; tus manos acarician nuevamente la cabeza amada, y puedes mirar nuevamente a los confiados ojos de tu mascota, tanto tiempo apartada de tu vida, pero nunca ausente de tu corazón.
Entonces los dos cruzan el Puente del Arco Iris juntos...
Autor desconocido

Salu2, mil salu2